Las colillas de cigarro se han convertido en el primer contaminante de las playas sudcalifornianas




La Paz, Baja California Sur.
De acuerdo a estudios realizados por una investigadora de la Universidad de Colima, 5 billones de colillas de cigarro son arrojadas al mar en todo el mundo lo que ha originado una aglomeración de estos desechos del tamaño de España. Lo anterior es un problema grave y debería ser de preocupación mundial ya que 1 sola colilla de cigarro es capaz de contaminar hasta 60 litros de agua.

En las visitas que hemos realizado en las playas cercanas a La Paz hemos podido apreciar que la basura que más se acumula son las colillas de cigarro, incluso algunas de ellas por su consistencia y estado parece que fueron arrojadas desde hace más de 10 años y que aún conservan su estructura y su peligrosidad por la gran cantidad de compuestos químicos que retienen.

En las colillas de cigarro se han identificado compuestos tóxicos como arsénico, níquel, cadmio, hierro, cobre, zinc y manganeso que de forma paulatina se van liberando en el mar y que son consumidos por las especies que ahí habitan ya sea directamente al confundir estas colillas con alimento o a través de la circulación de agua por sus cuerpos.

Es necesario que las autoridades y la sociedad tomen conciencia del gran daño que se causa al arrojar colillas de cigarro tanto al mar como a la arena de las playas. Además del daño al ecosistema también los seres humanos salen afectados directamente al estar en contacto con los químicos tóxicos que se liberan y que puede ocasionar lesiones en la piel y mucosas, pero también indirectamente al consumir especies marinas que está afectadas por los efectos de esta basura.

Las autoridades deben emprender más acciones de concientización e incluso crear reglamentos e imponer sanciones a las personas y empresas que incumplan con la preservación del medio ambiente.

Informó Sealtiel Enciso Pérez.

Comentarios