Un ecocidio la caza de peces arrecifales en la bahía de La Paz




La Paz, Baja California Sur.
Desde hace más de 20 años se han venido acumulando las denuncias en diferentes medios periodísticos y actualmente en las redes sociales de pescadores furtivos que aprovechando los hábitos nocturnos de los peces de arrecife los cazan con arpón de forma desmedida a pesar de que existen leyes y normatividades que lo prohíben.

Hace 5 años apareció un reportaje en una cadena nacional de televisión en donde se ven perturbadoras imágenes de un grupo de 4 o 5 pescadores que aprovechando que las especies de arrecife durante la noche se apartan en zonas protegidas de los corales y caen en un estado equivalente al sueño en el ser humano, las cazan utilizando artes prohibidas en estas zonas como es la pistola de ligas o hawaianas, logrando con ello capturar con un mínimo esfuerzo cientos de estas especies, únicas en el mundo ya que son endémicas del Golfo de California.

Tal ha sido la depredación causada que un grupo de valientes conservacionistas sudcalifornianos crearon la asociación de "Observatorio ciudadano" los cuales se dedican a patrullar día y noche la Bahía de La Paz hasta la Isla Espíritu Santo, Cerralvo y San José y denuncian ante las autoridades estas acciones ecocidas que cometen muchos malos mexicanos. Su valiente esfuerzo ha dado grandes frutos pero no está eximido de peligros ya que estos pescadores van armados y no dudarán en atacarlos para mantener su caza ilegal además de las represalias que pudiera haber una vez realizada la denuncia.

También la especie conocida como Pepino Arenero ha sido depredada de manera ilegal ya que en el 2014 se hizo el decomiso más grande de un cargamento de esta especie, fueron 326 kilogramos de producto seco el cual equivale a 12 toneladas de producto en estado natural. Con estas cifras nos podemos dar cuenta de la gran depredación de estas y muchas especies más.

Todo lo anterior es un llamado a las autoridades de SEMARNAT, CONAPESCA Y PROFEPA para que apliquen la normatividad vigente e incrementen la cantidad de inspectores que vigilen estas zonas. Es necesario dar un escarmiento a estas personas, con la ley en la mano, para cuidar y preservar estos frágiles ecosistemas.

Informó  Sealtiel Enciso Pérez



Comentarios