Urge la utilización de guardahélice (propela) de las lanchas que transitan por donde habita el tiburón Ballena




La Paz, Baja California Sur. Constantes son los avistamientos de tiburones ballena con terribles heridas en sus lomos o en sus aletas producto de choques con embarcaciones de prestadores de servicios y pescadores que incursionan en la zona donde transitan estos inofensivos y hermosos colosos de los mares.

Cada semana surgen nuevas fotografías de Tiburón Ballena que son localizados nadando en su zona de avistamiento, que es en las inmediaciones de la Isla Espíritu Santo y San José y que presentan tremendas heridas producidas por las hélices o propelas de las embarcaciones que por ahí transitan. A pesar de que la SEMARNAT cuenta con la Norma Oficial Mexicana NOM-131 la cual ESTABLECE LINEAMIENTOS Y ESPECIFICACIONES PARA EL DESARROLLO DE ACTIVIDADES DE OBSERVACION DE BALLENAS, RELATIVAS A SU PROTECCION Y LA CONSERVACION
DE SU HABITAT y que data del año de 1998, su aplicación aún es insuficiente y constantemente se desobedece o desconoce por algunos de los prestadores de servicio que llevan a cientos de turistas a estas zonas de observación del tiburón ballena.



Desde el año 2010 existe una iniciativa de modificación de esta norma. La modificación fue presentada por SANDRA DENISSE HERRERA FLORES, Subsecretaria de Fomento y Normatividad Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y Presidenta del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en donde se proponía entre otras cosas el que fuera obligatorio el uso de guardahélice o protector de hélice de todas las embarcaciones que transitaran por el habitat de este tiburón ballena con lo cual se evitaría dañarlo o causarle las graves heridas que frecuentemente se les observa. Lamentablemente estas modificaciones no se han aprobado.

Hacemos un llamado urgente a las autoridades a que promuevan esta iniciativa y todas aquella tendientes a proteger a este hermoso animal marino el cual seleccionó entre millones de sitios a nuestro Golfo de California para ser su casa. Seamos dignos y respetuosos anfitriones.

Elaboró Sealtiel Enciso Pérez

Comentarios